ATENTADOS EN TIEMPOS DE LA PANDEMIA

Por: Guadalupe Valle Chávez

Dirigente del Movimiento Antorchista en el Sur de Jalisco

El atentado contra Omar García Harfuch, Secretario de Seguridad de la Ciudad de México, en tiempos de la pandemia, refleja cómo asume el gobierno de la 4T los problemas torales del país.

El día viernes 25 de junio del presente año el Secretario de Seguridad de la Ciudad de México, Omar García Harfuch, sufrió un ataque del que él resultó herido, así como asesinados dos de sus escoltas y una señora que se encontraba en el lugar, una humilde comerciante ambulante.

La Jefa de Gobierno de la Ciudad de México Claudia Sheibaum, informó que en el momento se detuvieron a 12 personas y que el ataque provino del grupo delincuencial CJNG (Cartel Jalisco Nueva Generación), también informó que fue detenido José Armando N “El Vaca”, señalado como el autor intelectual de la emboscada y miembro del CJNG.

Por su parte, el presidente de México Andrés Manuel López Obrador, declaró que los grupos delincuenciales no intimidarán su administración pero que no les declarara la guerra.

En relación con el problema de la seguridad en el país, vemos que todo lo que lleva el gobierno de la 4T (casi dos años),  en lugar de reducir las cifras de homicidios, feminicidios y delitos de todo tipo que han dejado una estela de muertes en todo el país, se han incrementado escandalosamente; en contraste con lo que dice y hace Andrés Manuel López Obrador, sin importar el ridículo que hace el presidente, llama a los delincuentes a portarse bien, les dice que los va a acusar con sus mamás, llama a los  “abrazos y no balazos”, saluda a la señora madre del Chapo, etc. Se ha convertido en el hazmerreír del mundo entero con tales despropósitos.

La falta de un plan de gobierno para hacer frente a ese cáncer social que representa la delincuencia en México, es el origen de las artimañas del gobierno de la 4T tanto en la Ciudad de México como en el país, no se sabe cuál es el rumbo que tomará la lucha contra la delincuencia organizada. Vale la pena preguntar ¿realmente se está acabando con la delincuencia en México? ¿han sido detenidos los principales delincuentes? ¿se está haciendo justicia a todas las víctimas?

Todos sabemos que las cárceles están llenas de delincuentes menores y de inocentes, mientras los verdaderos delincuentes gozan de plena libertad y protección. El hampa se enseñorea.

Por otra parte, en el terreno de la Pandemia, es un hecho reconocido en el mundo entero que México ya ocupa los primeros lugares en cifras de muertos y contagios por el COVID 19, la cifra actual de contagiados ascendió a los 208,398 casos positivos y el número de fallecidos llegó a los 25,779 casos, de los cuales la Ciudad de México tiene 5,656, estas son las cifras oficiales pero también se sabe que no se contabilizan los enfermos que no acuden a los centros de salud, que hay un indeterminado número de muertes que tampoco se consignan.

Aquí también podemos observar una ausencia total de planes para atender a la población más vulnerable, ni en lo que respecta a la atención médica ni en lo que respecta a los apoyos alimenticios y/o económicos, menos aún a contrarrestar el desempleo galopante. ¿Qué hace el gobierno de Morena? ¿Cómo enfrenta la crisis sanitaria y económica?

Omar García Harfuch es un funcionario de primer nivel, que fue atacado, supuestamente por el CJNG, “milagrosamente” salva la vida, pero no así dos de sus escoltas ni la comerciante ambulante. La Jefa de Gobierno de la Ciudad de México corre presurosa a visitar al herido y declarar su orgullo por “el fallido atentado”, pero que dice de los muertos, de la señora cuyo único delito fue salir a la calle a ganarse la vida con la vendimia de sus artículos de comercio, por qué no fue a atender a los dolientes, por qué no atiende a los afectados por la tragedia que supone haber perdido a sus seres queridos, todos ellos presentes en el lugar de los hechos por desempeñar un trabajo asalariado.

En estos hechos también podemos observar por lo que se preocupa el gobierno morenista, en el país y en la Ciudad de México. Al pueblo se le abandona a su suerte, a que resuelva por su cuenta sus problemas de trabajo, salud, alimentación, seguridad y justicia. Ellos, los funcionarios de primer nivel, se preocupan por sí mismos y por perpetuarse en el poder.

¿Qué se dice del atentado en contra de la vida de miles de ciudadanos que han sido contagiados por el Coronavirus?

¿Qué se dice del atentado en contra de la vida de millones de mexicanos que sufren por falta de alimentos, salud y trabajo?

Los millones de mexicanos que sufren el atentado contra su vida por la falta de atención médica y medicamentos, por la falta de un empleo bien remunerado, por la falta de seguridad en el país, por la falta de un plan de gobierno, valen lo mismo que cualquier funcionario de gobierno, también requieren que el gobierno acuda presuroso en su auxilio, sobre todo porque son los que generan la riqueza y porque así lo establece nuestra Carta Magna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *