Es preferible luchar con enemigos abiertos y desembozados

Por: Eduardo Campos Flores

Dirigente del Movimiento Antorchista en Jalisco

Durante las cuatro décadas y media que los Antorchistas del país llevamos luchando, a brazo partido, defendiendo los interés inmediatos y de largo plazo de los campesinos empobrecidos, las amas de casa, obreros, estudiantes y profesionistas, hemos hecho nuestras las enseñanzas de los grandes revolucionarios del mundo, entre los que destacan Lenin que fue un estratega revolucionario genial quien, dijo en más de una ocasión que respetaba y encontraba preferible luchar con los enemigos abiertos y desembozados, con los que no ocultaban su ideología reaccionaria y su odio irreconciliable a la revolución, que con los hipócritas enmascarados, con quienes nunca se sabe a qué atenerse, ni cuando, ni dónde asestarían la puñalada por la espalda.

Los que conformamos orgullosamente el Movimiento Antorchista Nacional, al igual que los grandes hombres que registra la historia, buscamos con todas nuestras fuerzas una patria nueva, más justa en donde todos los mexicanos tengan empleos de calidad, salarios justos, servicios básicos, vivienda digna, educación, salud, recreación, es decir, todo lo necesario para vivir y desarrollarse como seres humanos.

Para lograr nuestro objetivo, basados en estudios científicos de la sociedad, concluimos que solamente es posible lograrlo por medio de una gran fuerza social conformada por millones de mexicanos, organizados y educados que sea capaz de arribar al poder de la nación y desde allí impulse políticas que cambien el rumbo económico de nuestro país.

De esta manera, amparados en los artículos octavo y noveno de Nuestra Constitución Política, venimos organizándonos con los sectores más marginados y desprotegidos de la República Mexicana.

Nuestra honrosa labor lleva más de cuatro décadas y media, nuestros esfuerzos y sacrificios han rendido sus frutos pues, hemos logrado aglutinar a casi tres millones de campesinos empobrecidos, amas de casa, obreros, estudiantes y profesionistas. Nuestra tarea iniciada hace 46 años, ha sido librada bajo ataques de todo tipo, que van desde mediáticos hasta agresiones y desapariciones físicas en contra de nuestros compañeros por parte de los enemigos del progreso, quienes ven al Antorchismo como un peligro para sus intereses personales y de grupo.

Gracias a que los Antorchistas no estamos jugando a la revolución, hemos aprendido a avizorar los peligros para no exponer innecesariamente a nuestros agremiados; en varios episodios logramos identificar a los enemigos embozados de los abiertos, de tal manera que la misma lucha nos deja la lección de que es preferible luchar contra los enemigos declarados abiertamente.

En días pasados el Presidente Andrés Manuel López Obrador, en medio de la crisis sanitaria y económica que azota a la humanidad a causa de la pandemia del COVID-19, el mandatario está más centrado en temas políticos que en solucionar la situación que afecta a millones de mexicanos, desnudó su verdadera preocupación: las próximas elecciones.

Al anunciar el supuesto Bloque Opositor Amplio (BOA) puso en claro lo que ya se vislumbraba con la reactivación de sus giras presidenciales, le interesan más las encuestas electorales y hacer política, que la grave crisis sanitaria y económica que enfrenta el país a causa del Coronavirus.

El documento lo hizo público pese a que él mismo admitió desconocer la procedencia del documento y si era verídico o no, tal y como ha sido exhibido ante la opinión pública por parte de varios comunicadores.

De acuerdo con el contenido del BOA, el bloque opositor estaría presuntamente integrado por gobernadores, los principales partidos de la oposición, los expresidentes, magistrados del Tribunal Electoral y consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE). También lo conformarían periodistas, medios de comunicación, grandes compañías y organizaciones de empresarios como el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX) con la presunta intención de desarrollar una campaña para cuestionar los resultados del gobierno. Incluso, el documento habla de realizar cabildeos en Estados Unidos para destacar el daño que realiza la Cuarta Transformación a los inversores de dicho país en México.

No es de alegrarse el hecho de que los Antorchistas no seamos parte del BOA pues, desde que tomó el poder en sus manos ha implementado políticas para dejar fuera del escenario nacional a las organizaciones sociales acusándolas de intermediarias y de todo tipo de calumnias, en especial al Movimiento Antorchista, por lo que la omisión es entendible.

El mandatario y sus seguidores ven a las agrupaciones como obstáculo para mantenerse en poder con lo cual, se entiende que las consideran como parte de sus opositores abiertos.

El Presidente López Obrador, declaró en Minatitlán – Veracruz, que el país vive un momento de definiciones que obliga a los mexicanos a decidirse por una u otra alternativa “O somos conservadores o somos liberales, no hay medias tintas” retó. El problema radica en demostrar, previamente, que el Presidente, sus chairos y sus “morenos” son la encarnación misma de la honestidad y de la anticorrupción.

AMLO opera como si se tratara de una verdad evidente por sí misma, que no necesita demostración. Se ve una vez más el divorcio de la 4T con la realidad, con los hechos y con el correcto pensar. Por eso, descubrir y denunciar sus errores parciales sólo puede ser útil si con ello se busca demostrar que lo que está mal es el proyecto mismo de donde brotan.

La sociedad mexicana está polarizada desde hace rato, lo diga o no López Obrador, y la causa de ello es la injusta distribución de la renta nacional. El mandatario no creó la polarización, sólo la verbalizó y la aprovechó para ganar la presidencia, y la aprovecha hoy para acorralar a sus opositores.

Los Antorchistas desde 46 años hemos sostenido que somos enemigos irreconciliables de la pobreza y este flagelo social, el morenismo, no la está combatiendo, sino todo lo contrario, con sus políticas equivocadas la está ahondando, con lo cual se hace necesario la formación de un Frente Nacional que sustituya democráticamente al gobierno morenista con un proyecto superior al de la 4T, capaz de responder satisfactoriamente a los intereses legítimos de todos, de los que están en la base, a la mitad o en  la cúspide de la pirámide, sin exceptuar a nadie, absolutamente a nadie.

La pobreza sigue siendo nuestro principal enemigo, la tenemos bien estudiada e identificada y lucharemos contra ella hasta sus últimas consecuencias. He dicho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *