Sin respuesta de AMLO a reclamos del pueblo

Líder de Antorcha Campesina denuncia represión y cárcel para quienes se han decidido a exigir apoyos de parte del Gobierno, para paliar los estragos de la Pandemia por Covid-19.

Por: Teófilo Flores Luna

Dirigente del Movimiento Antorchista en la Costa Sur de Jalisco

Una semana más pasa, en la gente la incertidumbre se acrecienta, cada día que pasa hay más desconfianza en la información oficial concerniente a la tragedia del Coronavirus en nuestro país, esta no refleja la realidad que enfrentan a diario, más bien, refleja la servidumbre del gobierno a otros intereses que no es el de las familias trabajadoras mexicanas.

Esto es lo que se dejó ver en el anuncio del regreso a la “nueva normalidad” que hizo el Presidente de México. Como ha sido costumbre, ese ejercicio de comunicación que promueve la 4T, pareciera que solo tiene la finalidad de distraer al pueblo, para que este no les dé importancia a los problemas que a diario se enfrenta.

Hemos comentado cómo el pueblo organizado, con los medios que tiene a su alcance, ha tratado de llamar la atención del mismísimo Presidente de México para solicitar su apoyo y superar la difícil situación que se está padeciendo en el seno del pueblo pobre.

Los reclamos realizados desde hace varias semanas, solicitando alimentos para pasar el aislamiento decretado de la manera más holgada posible, es la hora que no son escuchados. Recordemos que desde hace varias semanas un sector importante de familias mexicanas inició una protesta desde sus modestos domicilios colocando trapos blancos, con llamados concretos para que les asignaran apoyos en alimentos, pero, repetimos, no han sido escuchados. Nadie se ha dignado a hacer el más mínimo comentario como respuesta a la solicitud hecha directamente a la investidura del Presidente de México.

La actitud que el mandatario mexicano asume al reclamo de apoyo con alimentos que le hace la gente, contrasta con el anuncio que hace unos días hizo para que México se integre a la “nueva normalidad”. Este anuncio complementa el llamado que el presidente estadounidense también ha hecho a su pueblo trabajador para que se reactiven las actividades económicas y productivas y, se “normalicen” las actividades diarias en el vecino país.

Conocemos bien los intereses de nuestros vecinos norteamericanos, mucho se ha comentado de ello en los diferentes medios, por lo que no es difícil deducir que la preocupación de mandatario estadounidense es la inactividad productiva del dinero de los dueños de los grandes consorcios manufactureros, que este capital esté ocioso; sin generar ganancias.

A todos nos debería quedar claro y más a las familias trabajadoras que, una vez más, queda de manifiesto que los intereses de los más desprotegidos no importan, que sigue siendo prioridad los intereses de los dueños del dinero.

El pueblo organizado, sobre todo, debe tener siempre presente que los que prometieron que “primero los pobres”; para convencernos de que asimilemos la “nueva normalidad”, recurren a las maniobras más burdas para convencer a los trabajadores que regresen a las fábricas, sin que les garanticen la seguridad de su salud a la tienen estricto derecho.

Para los antorchistas nos queda más que claro que, el llamado del Lic. Andrés Manuel López Obrador para que el pueblo asimile la “nueva normalidad” y se reintegre a ella, obedece a la presión que el gobierno estadounidense, egregio representante de los interese de los potentados del dinero, hace sobre el dócil mandatario mexicano.

A esta conclusión llegamos porque, a pesar de que el llamado a atender y apoyar a las familias más desprotegidas se sigue realizando, sin exagerar, en todo el territorio nacional, ni una respuesta, ni siquiera negativa han recibido a esta solicitud. Pareciera que la indicación directa del inquilino del Palacio Nacional, fuera castigar a todo aquel que exija que se cumpla con la obligación que tiene toda autoridad de salvaguardar el bienestar de las familias trabajadoras en esta difícil situación de contingencia nacional.

Esta actitud se replica en funcionarios de menor nivel que también tienen el privilegio de ser depositarias de un mandato constitucional otorgado en las urnas por ese mismo pueblo que ahora reprimen.

Así de claro quedó para nosotros al conocer la actitud que tomó la presidenta del municipio poblano de Huejotzingo. La prensa nacional más honesta y las “benditas” Redes Sociales dieron cuenta de los excesos que esta munícipe cometió para eludir su responsabilidad de garantizar bienestar a sus conciudadanos.

La morenista, Angélica Alvarado, sin ningún rubor ordenó a sus energúmenos agredir a los ciudadanos que se atrevieron a exigirle que cumpla con su obligación. No le importo que ahí estuvieran presentes menores de edad quienes, por igual, corrieron con la misma suerte que sus padres: fueron sometidos y agredidos por el simple hecho de solicitar un modesto apoyo para poder sobrellevar el aislamiento domiciliario.

Ante estos hechos, los activistas del Movimiento Antorchista Nacional, desde el lugar que realizamos nuestro trabajo, queremos manifestar que estamos enterados y estaremos pendientes del curso que tome esta situación en Huejotzingo, Puebla.

Pendientes estaremos para brindar el apoyo que sea necesario en el momento que nuestros compañeros lo crean conveniente.

Así las cosas, previendo actitudes más vesánicas por  parte de los propietarios de una franquicia de la 4T; hacemos eco al llamado que nuestro Secretario General, el Ing. Aquiles Córdova Morán, hizo al pueblo trabajador de México hace unos días, con motivo del anuncio a la medida gubernamental de regresar a la “nueva normalidad”: “…si no encuentran la seguridad sanitaria suficiente para realizar sus actividades laborales, salgan a denunciar este atropello a sus derechos como trabajadores… como trabajadores, es nuestro deber cuidarnos a nosotros mismos, la seguridad de los mexicanos, sobre todo la de los más humildes, tiene que estar por fuerza en manos de esos mismos mexicanos”.

Los activistas antorchistas tenemos la indicación precisa de estar siempre pendientes y atentos ante cualquier atropello a la dignidad y a los derechos constitucionales del pueblo trabajador de México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *