UdeG entrega Doctorado Honoris Causa a expresidente de Colombia

La moderación, la clave para llevar las riendas de un país y la empatía, para construir procesos colectivos de paz, dijo el expresidente Juan Manuel Santos, en el Paraninfo Enrique Díaz de León

 

 

GUADALAJARA, Jalisco. [ABC]- La moderación y la empatía. Estas son las dos virtudes que deben tener los liderazgos para garantizar el progreso de los pueblos, expresó el expresidente de Colombia, Juan Manuel Santos Calderón, al recibir el Doctorado Honoris Causa por la Universidad de Guadalajara, en el Paraninfo Enrique Díaz de León.

La UdeG otorgó este reconocimiento a Santos Calderón, por sus aportaciones en materia de negociación, paz y reconciliación en beneficio de la humanidad.

Lo recibió de manos del Rector General de la Universidad de Guadalajara, doctor Ricardo Villanueva Lomelí, quien estuvo flanqueado por el Gobernador de Jalisco, maestro Enrique Alfaro Ramírez.

En su discurso, Santos Calderón expresó que el camino de la paz siempre es más difícil, pues tristemente, la opción de la guerra goza de mayor popularidad.

“Unir a las personas en torno al fantasma de un enemigo común es la herramienta de los caudillos que se enamoran del poder. Y funciona por un tiempo, pero funciona para el caudillo, no para el pueblo que sufre la pobreza y el dolor que deja la guerra.  Quiero aprovechar este escenario, en esta Universidad que es uno de los centros académicos más respetados de México y de América Latina, para plantear la necesidad de un tipo de liderazgo que se aleje de ese malsano caudillismo. Un liderazgo que sirva mejor a las necesidades de los ciudadanos”.

Y agregó: “No se trata sólo de disyuntiva entre paz y guerra, entre reconciliación y venganza. Vemos a los pueblos de nuestra región y muchos en todo el planeta, que levantan la voz por la falta de democracia y el aumento de la corrupción. ¿Cómo lidiar con este descontento? La fórmula no radica entre izquierda y derecha, capitalismo y socialismo, autoritarismo y populismo. La fórmula radica en dos virtudes:  moderación y empatía”.

Explicó que la moderación es la mejor forma de conducir un gobierno, o como en su momento lo llamó, una tercera vía, que permite que el Estado y el Mercado no se comporten como enemigos antagónicos sino como aliados en favor del pueblo y que incluso, en lo espiritual, Buda predicó que el camino a la iluminación era moderado, sin irse a extremos.

Agregó que la empatía (ponerse en los zapatos del otro) además, fue clave para llevar el proceso de paz en Colombia que culminó con un acuerdo en el año 2016 con las guerrillas de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), hoy desmovilizadas y convertidas en partido político: Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común.

Y para ejemplificar esa empatía, habló de su propia relación con Rodrigo Londoño, máximo líder y comandante de la guerrilla y mejor conocido como Timochenko.

“Fuimos enemigos que buscábamos la muerte el uno del otro. Luego aprendimos a ser adversarios. Y hoy, aunque no coincidamos de nuestro ideario político, somos ciudadanos que compartimos un mismo objetivo de paz.  Ahora cuando nos encontramos, Timochenko me pregunta por mi nieta de 18 meses, que es la niña de mis ojos. Yo le pregunto por su pequeño hijo que pronto cumplirá 5 meses de nacido y es la alegría de este curtido guerrillero. Ese es el triunfo de la vida sobre la muerte, de la esperanza sobre el miedo”, compartió.

El Rector General, doctor Ricardo Villanueva Lomelí señaló que Santos Calderón, logró que un pueblo habituado al conflicto encontrara los caminos al diálogo y la reparación social, una hazaña que hace pensar al mundo que la paz en el mundo es posible.

“Distinguido Doctor Honoris causa Juan Manuel Santos Calderón, gracias por aceptar esta distinción que hoy te otorgamos y que lo hace a partir de hoy, miembro distinguido de la Universidad de Guadalajara. Nos compromete a los universitarios y nos hace reflexionar sobre el papel que debemos desempeñar desde la educación, la investigación y la difusión del conocimiento, para contribuir a construir una cultura de la paz. Su ejemplo será motivo de inspiración para toda nuestra comunidad”, subrayó Villanueva Lomelí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *