Casos de dengue: El virus no es nada, el terreno lo es todo

Por: Salvador Mateo

vocero del Movimiento Antorchista en Jalisco

 

 

De acuerdo a algunas fuentes que me permití consultar para redactar y sustentar el tema de mi modesta colaboración pude encontrar lo siguiente: Justo antes de morir, el químico y bacteriológico francés, Louis Pasteur (el padre de la microbiología) afirmó: “El virus no es nada, el terreno lo es todo”.

Pero según las mismas fuentes, su declaración pasó y pasa inadvertida, como pasa inadvertida la afirmación básica de la medicina: “La causa profunda de todas las enfermedades es la suciedad del terreno producida por la acumulación de toxinas”.

Pese a que estamos viviendo en la era del conocimiento; lamentablemente, se olvidan los grandes descubrimientos de uno de los científicos más sobresalientes que ha producido la humanidad, quien hace más de un siglo nos heredó trascendentales aportaciones en el campo de las Ciencias Naturales, sobre todo y en Química y Microbiología.

De esta manera, muchos de los gobernantes en turno, para explicar y/o emprender acciones para resolver los problemas epidemiológicos que se presentan en sus entidades, se enfocan en los síntomas, olvidando las causas.

Sin ser especialista en materia de salud es posible ver que la afirmación enunciada por el insigne Padre de la Microbiología, Louis Pasteur, se encuentra reflejada fielmente en la realidad actual que se está viviendo en diversos puntos del país de la muy conocida explosión de los casos de dengue.

En Jalisco, en los últimos días han sido saturadas las clínicas de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) por casos de dengue. El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) registró un alza en la atención de sus laboratorios, el Hospital Civil se vio obligado a habilitar un espacio para estabilizar a pacientes graves.

Las atenciones en el laboratorio de la Unidad de Medicina Familiar 3 del IMSS, ubicada en avenida Belisario Domínguez 815, aumentaron desde agosto, cuando comenzó el incremento de los casos de dengue en la ZMG, reportándose, hasta el momento, alrededor de 4,500 afectados, colocando la entidad en el segundo lugar nacional del padecimiento.

Se dice por parte de algunos personajes de la política que esta vez la entidad padece el dengue más agresivo que en años anteriores, un fenómeno atípico, que no es más que consecuencia del cambio climático que enfrenta nuestro planeta y que se refleja con elevación de la temperatura, esta realidad sumada a las intensas precipitaciones pluviales que se han tenido, ha generado un escenario muy complejo de enfrentar.

Incluso algunos sectores sostienen que la responsabilidad del desbordamiento del brote del dengue no es de la autoridad, sino de la población que no limpia sus patios y no evita tener acumulación de agua, que puede ayudar a proliferar el mosquito transmisor.

Pero ante la gravedad del problema del número de padecimientos, que ya han causado muertes, y de las zonas en que se presentan, es necesario analizar el caso desde un ángulo más crítico, menos superficial.

Basta ver que las personas que forman grandes filas en los nosocomios de la ciudad de Guadalajara se trata de gente humilde, que provienen de colonias no lujosas como: Huentitán, Rancho Blanco, Lomas del Paraíso, San Carlos, es decir, no se trata de lugares residenciales o con altos índices de desarrollo, como Puerta de Hierro, Valle Real, el dengue, al igual que otras enfermedades, ataca primero a los pobres que viven en lugares menos desarrollados.

Expertos en sanidad pública, cuyos trabajos pueden ser consultados en sitios de internet, puntualizan las causas de los problemas epidemiológicos, señalando los principales factores: incremento poblacional, migraciones, urbanización descontrolada, suministro insuficiente de agua potable, inadecuada eliminación de residuales, pobreza e inequidades, desempleo, incultura, bajo nivel educacional, política neoliberal y privatización de los servicios de salud, falta de una vacuna eficiente y accesible.

Todo lo enumerado por los estudiosos en la materia, lo sufren los que tienen que batallar diariamente para obtener el sustento diario para sus familias, los que menos perciben la parte de la riqueza que crean con sus manos, quedándoles muy poco tiempo o casi nada para el cuidado personal y del entorno en que viven.

El presidente de la 4T, Andrés Manuel López Obrador, a partir de que decretó desde Palacio Nacional el fin del neoliberalismo, sigue pregonando que quedaron a atrás las políticas neoliberales, asimismo, pregona que su gobierno tiene ahorrados más de 500,000 millones de pesos gracias al combate a la corrupción y a la austeridad republicana; entonces por qué, miles de mexicanos están sufriendo las consecuencias de uno de los factores que abonan el terreno para la propagación de las enfermedades contagiosas como el dengue, o sea precisamente el neoliberalismo.

Dónde están los resultados de las visitas que AMLO está haciendo a los hospitales del IMSS en las que, prometió que va a haber medicinas gratuitas para todos, que va a llegar el equipo médico y todo el personal que hace falta.

Es posible evitar vergonzosos padecimientos epidemiológicos atacando las causas como: la falta de vacunas en los centros de salud, la carencia drenaje sanitario en colonias populares, formando brigadas de limpieza pública en lugar de Servidores de la Nación. Como se ve, se tratan de medidas que todo gobierno está obligado a llevar a cabo, pero para ello es necesario contar con voluntad política, una coordinación efectiva entre los tres niveles de gobierno. Sobre todo, se debe buscar la participación activa de la comunidad, es decir, impulsar la organización de las amas de casa y de los trabajadores en general para la solución de los problemas que los afectan.

A casi un año del gobierno de la 4T, hay bastantes pruebas de que se ha convertido en el principal obstáculo para abatir las causas de los sufrimientos del pueblo de México ya que, en este tiempo ha desmantelado Instituciones Públicas, recortado personal médico en los hospitales, provocado desabasto de medicamentos, canceló el Progresa y otros programas asistenciales.

En el paquete económico 2020 el morenismo, además, de contemplar aumento de impuestos y la creación de nuevos gravámenes, contempla más recortes al gasto público. El Seguro Popular aparece castigado con un 50%.

Se impone la necesidad de que arribe al poder de la nación, no un iluminado, un personaje con careta de demócrata, sino una clase diferente cuyos representantes, abracen los avances científicos como los de Louis Pasteur, entre otros grandes hombres de la ciencia, para que puedan gobernar con base a un análisis científico de la sociedad y ataquen acertadamente todos y cada uno de los flagelos sociales.

Para fortuna de los trabajadores del campo y la ciudad reiteramos, que el antorchismo nacional  cuenta entre sus filas a elementos capaces de conducir por un nuevo rumbo económico y social a nuestra patria, por lo que a los  mexicanos de conciencia limpia que desean un mundo mejor, los invitamos a que se acerquen al Movimiento Antorchista. ¡Es la hora de Antorcha!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *